Identificación e intervención tempranas en Rumania

Al momento en que los niños con sordoceguera llegan a la edad escolar suele ser muy tarde para que logren progresos significativos en su desarrollo y rehabilitación, lo cual puede afectar dramáticamente su aprendizaje, comunicación y socialización.

En 2007, los maestros en Rumanía informaron acerca de este asunto y Sense Internacional Rumania desarrolló un programa para identificar adecuadamente la sordoceguera en bebés. Estos niños serían luego derivados a servicios de intervención temprana, lo más pronto posible, de forma tal que se pudieran beneficiar de terapias de estimulación sensorial, las cuales, a fin de cuentas, mejoran su desarrollo, aprendizaje e independencia.
Se desarrollaron alianzas con autoridades locales de bienestar infantil, escuelas y hospitales en cuatro ciudades en el país. En conjunto con el Ministerio de Educación, se desarrolló y aprobó un currículo de intervención temprana a nivel nacional, detallando el circuito desde la evaluación auditiva y exámenes visuales para bebés, hasta las terapias específicas de estimulación sensorial.

Se conformaron y entrenaron a equipos multidisciplinarios integrados por maestros de educación especial, psicólogos, trabajadores sociales, fisioterapeutas, oftalmólogos, neonatólogos y audiólogos. Los padres también fueron miembros clave del equipo, proporcionando intervención temprana a sus hijos.

Algunos bebés en riesgo de sordoceguera fueron sometidos a evaluaciones de audición y visión. Los niños derivados a centros de intervención temprana se beneficiaron de la estimulación multisensorial, del entrenamiento funcional de la visión, de la educación de la percepción auditiva, terapia del lenguaje y fisioterapia, mientras que los padres se beneficiaban con información, apoyo y consejería. Los niños estaban en los centros del programa y un plan de intervención individualizado se hizo a medida de las necesidades de cada niño.

Un marco legislativo nacional fue desarrollado para que la identificación e intervención tempranas sean plenamente integradas en el sistema educativo rumano, de forma tal que este programa piloto pudiera aumentar en su alcance. En este momento está en vías de ser aprobado por el gobierno.

Prestando servicios de intervención temprana a bebés con deficiencias sensoriales en Kenia

En 2017, Sense Internacional lanzó un programa de intervención temprana en alianza con un hospital y tres centros de salud. Este programa de tres años de duración es un piloto que por primera vez realiza evaluaciones sensoriales y programas de intervención temprana para niños con edades de entre 0 y 3 años en Kenia. El programa busca evaluar la existencia de deficiencias congénitas en 75.000 lactantes, ofrecer derivaciones a niños con deficiencias sensoriales de un solo tipo y matricular a niños sordociegos en servicios de intervención temprana, incluyendo la estimulación sensorial y otras terapias.

Las unidades de intervención temprana se establecieron en un hospital dependiente del Ministerio de Salud y en tres centros de salud. Los trabajadores de la salud y voluntarios de salud provenientes de la comunidad fueron entrenados para aplicar un cuestionario inicial de factores de riesgo. Cualquier niño con indicación de riesgo es enviado a realizarse exámenes empleando equipos de evaluación visual y auditiva. Terapistas ocupacionales entrenados evalúan luego la visión y audición de los niños. Éstos últimos reciben derivaciones adicionales y terapias basadas en sus necesidades individuales.

El hijo de Christina Moraa, Simón, fue uno de los primeros niños evaluados. Christina afirmó: “Nunca sospeché que mi hijo tuviera un problema en su audición. Afortunadamente, el examen fue brindado en forma gratuita y me han prometido apoyo para la evaluación y tratamiento de mi hijo”.